Saltar al contenido

Consejos para montar y cuidar tu huerto en casa

Cada vez son más los que deciden tener un huerto casero y cosechar su propio alimento, y es que la industria alimentaria de hoy en día nos proporciona productos alimentarios que llevan excesivos conservantes y otras sustancias que dañan tu salud a largo plazo.

Los beneficios de comer productos 100% ecológicos son muchísimos, por eso en este post te mostraremos los mejores trucos y consejos para que puedas montar un pequeño huerto en el jardín de casa de manera sencilla y ahorrando dinero. ¡Vamos allá!

Dónde ubicar tu huerto ecológico

Lo primero que debes decidir es dónde vas a ubicar tu huerto. Procura elegir terrenos llanos, ya que las superficies con pendiente pueden dificultar el riego equitativo.

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de elegir la ubicación de tu huerta es la exposición al sol que tendrá. Depende de lo que quieras plantar, requerirá más o menos horas de sol. Plantas como cebollas, ajos o perejil pueden soportar largos períodos de sombra, sin embargo otras plantaciones como los tomates exigen una mayor exposición solar.

Por último, orientar tu huerto al sur facilitará el desarrollo y el crecimiento de tus plantaciones.

Preparar el terreno para el cultivo

Una vez decidida la ubicación del huerta casera, debemos preparar el terreno para su siembra.

Un suelo sano permitirá que las plantas crezcan saludables y den buenos frutos. En primer lugar, será aconsejable arrancar las malas hierbas y adecuar la tierra.

¡Ojo! Es muy común entre los horticultores principiantes arrancar todas las malas hierbas sin discriminar ninguna cuando preparan el terreno para la siembra. Hay algunas plantas como las ortigas que pueden resultar útiles en un futuro para el control de las plagas, por lo que nuestro consejo es que las trasplantes a un rincón donde no te molesten.

Entonces, ¿qué maleza es la que debo arrancar? Principalmente las plantas de alfalfa, las ortigas, la manzanilla silvestre, las acederas, etc.

Posteriormente será necesario remover la tierra para acto seguido abonarla y volverla a remover para que quede suelta. Para la distribución equitativa del abono puedes usar una motoazada, ya que te facilitará la tarea y te ahorrará mucho esfuerzo y tiempo. ¡Echa un vistazo a los motocultores de nuestra web!

Trazar los surcos

Una vez tenemos el terreno listo para sembrar, será necesario trazar los surcos donde cosecharás tus alimentos.

Es importante que no siembres las plantas demasiado juntas para aprovechar el terreno, ya que esto puede traducirse en un peor rendimiento en su crecimiento.

Hay que respetar el espacio vital que necesita cada planta para crecer, ya que de lo contrario al expandirse sus raíces competirán unas con otras. Esto hará que las plantas no se desarrollen bien y los frutos salgan más pequeños.

Instalar sistemas de riego

Es fundamental que el riego de las plantas sea el adecuado y no pecar en exceso ni en defecto, ya que afectará directamente al crecimiento de éstas.

Por muy buenas que sean las semillas o por mayor que sea la calidad del terreno, sin un riego equitativo éste no nos dará un rendimiento óptimo. Por ello, nosotros recomendamos implantar sistemas de riego por goteo, ya que evitarás desperdiciar agua y reducirás la posible aparición de hongos.

En épocas de frío procura regar al menos dos o tres veces por semana. En primavera y en verano es aconsejable hacerlo todos los días, siempre al amanecer o atardecer para que la planta no sufra cambios bruscos de temperatura que puedan ocasionar estrés hídrico y hacer que se agrieten los frutos.

Recuerda regar siempre directamente a la base de la planta y no a las hojas, ya que así prevendrás muchos hongos.

¡A plantar!

Ha llegado el momento de plantar esas verduras y hortalizas que tanto gustan en casa. ¡No hay nada más satisfactorio que comer de tu propia cosecha!

Nuestro consejo a la hora de plantar es que empieces poco a poco, cosechando siempre alimentos que gusten en casa y viendo qué plantaciones dan mejores resultados según el clima y tu zona. Recuerda hacerlo siempre a su debido tiempo, ya que si plantamos demasiado tarde puede que la cosecha sea muy pobre y si lo hacemos muy pronto podremos tener problemas con las heladas.

Si eres principiante en el mundo de la horticultura, puedes empezar con plantaciones rápidas y suculentas con pocas plagas como las lechugas, espinacas, rábanos, etc.

El cuidado de tu huerto

Para detectar posibles problemas a tiempo, procura visitar tu huerta al menos una vez cada dos días para revisar el estado de las plantas, si su exposición al sol es la correcta, si el sistema de riego funciona correctamente… y otros posibles aspectos que pueden perjudicar el rendimiento de tu huerto familiar.

Un pequeño truco que te facilitará el control de tu plantación tanto en huertas ecológicas como en huertos urbanos verticales o hidropónicos es etiquetar los semilleros o las plantas para huerto que acabas de cultivar, ya que muchas tardan en germinar y se nos olvida qué fue lo que plantamos.

Presta atención a las plagas

En un huerto nuevo es normal que las plagas puedan hacer grandes destrozos ya que aún no se reúnen las condiciones para que la madre naturaleza pueda hacerse cargo de ellas.

Para paliar con las dichosas plagas, es recomendable cultivar plantas aromáticas para el jardín que repelan a los insectos como las cebollas, los ajos, la lavanda, la menta o el cilantro.

Otra medida muy efectiva es rociar a las hojas azufre o sulfato de cobre diluido en agua. Estos productos se utilizan para el mantenimiento de las piscinas por lo que podrás encontrarlo fácilmente en cualquier droguería o tienda especializada.

¡Empieza a disfrutar de tu huerto urbano!

Esperamos que te haya servido nuestra guía de  trucos y consejos para que cultives esas frutas y verduras que tanto te gustan. ¡Si tienes cualquier duda no dudes en preguntarnos!

Nuestras mejores motoazadas y motocultores

Echa un vistazo a nuestras fantásticas motoazadas eléctricas y de gasolina que facilitarán tu trabajo en el huerto y te harán lograr grandes resultados en menos tiempo.